Category: BLOG

7 errores comunes a evitar al contratar a un infografista 3D

Hace unos días leí un artículo muy interesante de Justin Bourn, uno de los artistas 3D más prestigiosos del mundo de la visualización arquitectónica en Australia que resumía los 7 errores típicos de empresas que desean contratar el servicio de un estudio de renders 3D. En este artículo he tomado los 7 puntos y los he ampliado para ser útil no solamente para las empresas que contratan sino también, para que los artistas 3D puedan considerar algunas recomendaciones. Espero que os sirva de ayuda.

Me resultó interesante estos puntos porque son casos que me he encontrado a menudo en toda mi trayectoría tanto en Renders Arquitectura como con otros estudios, que ocurren entre empresas que quieren contratar el servicio de renders y estudios 3D cuando este contacto surge por primera vez.

Bien, tomado el primer contacto a través de la web, de nuestro portfolio, de una referencia de otro estudio, hasta ahí todo es perfecto. Pero un punto muy importante que el artista 3D debe considerar y no pasar por alto en esta primera toma de contacto es el conocimiento del cliente sobre el sector de la visualización arquitectónica. Hay que tener en cuenta que el mercado de los renders, es relativamente nuevo y existen todavía muchas empresas que desconocen el potencial y por lo tanto no le dan valor, o directamente nunca han escuchado la palabra render. Por otra parte, existen empresas y personas que sí lo han escuchado pero nos imaginan como fotógrafos virtuales, como diseñadores digitales, otros como genios de la informática. Entonces ¿cómo se os ocurre que podríamos explicárselo a una constructora o promotora sabiendo que es el perfil que suele tener más desconocimiento sobre lo que hace un renderista? hay diferentes maneras de explicarlo, nosotros para ser prácticos lo resumimos en: “Somos los constructores virtuales del proyecto, y si la información que nos proporcionan es correcta, sucedería igual que con un constructor real, si los planos, mediciones, memoria de materiales y detalles están bien explicados, el resultado de la obra deberá ser igual que la que hay en la información y viceversa.

Aunque parezca obvio, la comunicación es un factor que debemos tener todos muy en cuenta para que el desarrollo del proyecto sea lo más eficiente posible y los cambios, modificaciones que surjan sean los menores posibles. Me he encontrado con clientes que piensan que somos superhéroes, genios de la lámpara, que no dormimos, ni comemos y somos capaces de conceder deseos ¿te suena el botón mágico de realizar render que algunos clientes creen que tenemos? ah ¿pero qué tú no lo tienes todavía? Mira está justo aquí abajo

Sí, efectivamente NO existe. Resulta que hay un botón pero se llama renderizar y cada vez que lo pulsamos tenemos que esperarnos varios minutos e incluso horas para tener el resultado final. Bueno, en realidad esto se ha mejorado muchísimo gracias al avance tecnológico de los últimos años, dándonos los motores de render una opción muy interesante como renderizar por GPU. El ejemplo de V-RAY NEXT, Octane, Corona, Blender entre otros populares que existen en el mundo del 3D, suponiendo una mejora en nuestra productividad de trabajo de 10 veces mayor que la que teníamos hacer 10 años. Hoy podemos no solamente entregar varios previews en poco tiempo, si no trabajar prácticamente en tiempo real si disponemos de un buen pc.

Hemos preparado esta MEGAGUÍA COMPLETA para elegir la configuración de tu PC para renders de arquitectura con mucho empeño para ayudaros a elegir las piezas perfectas de vuestro equipo de trabajo según vuestros objetivos y presupuesto. Espero que os sirva

Y sin más preámbulos, comencemos con los 7 puntos:

Los artistas 3D, no son diseñadores, ni interioristas, ni arquitectos.

Ser artista 3D y además arquitecto o interiorista como en nuestro caso, permite llegar a una mejor comunicación y entendimiento con el vocabulario técnico, pero eso no quiere decir que todos los renderistas que hacen 3D tengan conocimientos de arquitectura o interiorismo, ya que la función de la infografía 3D no es diseñar arquitectónicamente o ejecutar una obra, sino que su función y conocimiento están basados en técnicas de modelado 3D, iluminación y fotografía. Es importante tener este punto en cuenta debido a que si el estudio de visualización 3D no está especializado en arquitectura, es posible que la interpretación de planos y materiales no sea la correcta llevando a cabo retrasos en el deadline del proyecto.

Si el proyecto no está definido previamente almenos en un 90% por el arquitecto, interiorista o creativo es imposible que el artista 3D pueda ejecutar su trabajo hasta el final. Muchos pensaréis que esto es imposible, y la realidad y nuestra experiencia nos dice que está en nuestras manos y nuestra responsabilidad transmitir al cliente los inconvenientes de no poder disponer de toda la información. ¿Cómo podéis afrontar y plantear la situación de no tener toda la información con el cliente? Simple, indicándole lo que podría suceder para que él también pueda entenderlo y entre ambas partes encontrar una solución.

💡 Variación del deadline calculado al inicio y afectado por ambas partes

💡 Es muy probable que existan modificaciones significantes que puedan tomar un largo tiempo resolverlas y un coste extra al cliente.

💡 Si el tiempo es muy ajustado, puede que el resultado final no corresponda con lo que imagina el cliente por falta de comunicación

Cada situación, cada proyecto y cada cliente es diferente. El criterio de cobrar o no cobrar las modificaciones, de aceptar el proyecto y comenzarlo teniendo en cuenta que se está elaborando todavía la información, dependerá de ti. Recuerda siempre informar de estos imprevistos para que tú como artista 3D valores la situación y el cliente pueda elaborarte la información lo mejor posible para juntos tener una colaboración exitosa.

Cuando a nosotros nos sucede, tratamos cada situación por individual, ya que de entrada, los clientes y proyectos son y tienen unas necesidades completamente diferentes. Tenemos en cuenta el tipo de proyecto, si los cambios no suponen un gran esfuerzo, si es un cliente recurrente o potencial, si es un trabajo que nos motiva o si valoramos el proyecto como una inversión de tiempo sirviéndonos para dar un valor añadido a nuestro portfolio.

Decir que NO a un proyecto o cliente no es malo. De echo, nosotros mismos lo hemos hecho varias veces y nos hemos quedado con los mejores (y no tiene por qué estar siempre en el medio el factor económico). Nos encanta trabajar con clientes que empatizan con nosotros y son conscientes de los tiempos que lleva el proyecto en sí y algunos cambios involucrándose en la medida de lo posible para facilitarnos el trabajo. También los agradecimientos que nos llegan y el sentir que hemos sacado de un apuro al cliente sintiéndonos que hemos hecho un buen trabajo y formando un enlace firme de confianza entre ambos, suponiendo más encargos posteriores. Posiblemente si eres artista 3D te pueda parecer todo esto muy bonito y poco realista, aunque esta es una de las claves que a nosotros nos funciona en Renders Arquitectura al tener como uno de nuestros valores principales hacer feliz al cliente y quedarnos solo con los mejores. Es por ello que logramos cada año aumentar nuestra cartera de clientes de forma sana y motivadora. Si quieres saber más claves que usamos y nos funcionan, lo explico en mis asesorías para emprendedores 3D.

Los malos briefings o información inicial.

Si vas a contratar los servicios de infografía 3D y quieres solicitar un presupuesto de renders, te recomiendo siempre asegurarte de adjuntarle toda la información previa posible para poder redactar la propuesta honorarios y conocer los precios del servicio de renders para arquitectura de dicho estudio de visualización arquitectónica. Como ya hemos comentado, la información es de gran importancia tanto para realizar el presupuesto como para el inicio del proyecto ya que a priori el renderista podrá tener una visión general del proyecto, podrá ser más precios de los tiempos y decidir con firmeza comprometerse con el plazo de entrega. Además tendrá en cuenta dentro de su margen de tiempo, disponibilidad para darle más detalle al proyecto y marcar la diferencia en las imágenes.

En líneas generales, la información que deberías disponer sería:

  • Planos en Autocad 2D en planta y sección para poder levantar a 3D el proyecto o directamente el modelo 3D en formato BIM o sketchup.
  • Texturas o indicaciones de los materiales de los espacios interiores / exteriores
  • Iluminación
  • Fotografías del entorno. Si el edificio se va a integrar en una foto, se deberá tomar una foto con la perspectiva de esa foto tomada y deseada.
  • Si desea que desde el interior se visualice el paisaje exterior, deberá tomar in situ una foto del exterior desde el lugar donde se quiera realizar la infografía 3D.
  • Imágenes de referencia: mobiliario, iluminación, estilo y detalles que aunque no estén 100% definidos y exactos, será de gran ayuda y orientación para el renderista.

Dar indicaciones auditivas.

Imaginad en una llamada por teléfono la siguiente conversación:

“Sí mira, las ventanas las quiero más grandes, el parquet de roble y el suelo en vez de blanco, gris”.

Cuando has cambiado todo (bajo el criterio que te dan):

“Está bien pero… ahora las ventanas no tan grandes, el parquet de roble no tan grisáceo, si no más marrón pero no con mucho color y el suelo realmente no es así, es más claro, gris plata”. (…) Ah! y aprovecho también para decirte que se me ha olvidado decirte que cambies el sofá por otro y la lámpara pon una que tú veas así moderna.”

Esto es REAL y ¿no os resulta frustrante? Por una parte porque el cliente no ha podido informar bien lo que tenía en la mente y por otra parte por haber ejecutado algo diferente que lo que tenía el cliente en su mente. Entonces:

¿Qué ha pasado? ¿Estáis de acuerdo que volvemos al problema de la comunicación? Por lo tanto, evita dar feedbacks auditivos porque pueden llevar a interpretarse con criterios diferentes y opta siempre por dar un feedback visual.

  • Coge la imagen e imprímela o ábrete un programa de edición fotográfica básica (photoshop, gimp, paint)
  • Señala los puntos que hay que corregir y deja por escrito las modificaciones.
  • Acompaña estas anotaciones con imágenes de referencia si lo consideras necesario para aclarar cualquier punto.
  • Envíalo todo por e-mail y confirma que ya tiene el feedback listo.

Con este simple método, las revisiones son mucho más efectivas. No cometas el error de querer hacer las cosas deprisa y solucionarlo con una nota de voz o llamada porque lo más probable es que se pierda tiempo en vez de ganarlo.

Indicación de materiales y elementos que deberán aparecer en la imagen. Una forma rápida que recomendamos para montarlo es usando Power Point

No estar informado del sistema de trabajo.

Pregunta al artista 3D en qué consiste su forma de trabajo para evitar llevarse sorpresas. Nosotros trabajamos por etapas porque nos resulta el método más efectivo. Etapa 1) encuadre de imagen, modelado e iluminación. Etapa 2) texturización. Etapa 3) Renderizado final y postproducción

Nos ha pasado alguna vez que hemos dado por sentado que el cliente sabía qué significaba trabajar por etapas (a pesar de que en la propuesta de honorarios también informamos del sistema) y cuando estábamos renderizando los finales por arte de magia el cliente se ha sentido libre de querer probar a girar la cámara, cambiar objetos, etc. ¿De quien es la culpa? ¿Lo adivináis? Muy bien, nuestra por no comunicar. En este caso, debemos ser responsables y ser conscientes que es posible que exista ese desconocimiento y por lo tanto el cliente al entregarle la etapa 1 no le preste mucha atención y no se la mire con detalle porque simplemente no le hemos informado del sistema de trabajo.

Por lo tanto, no des por sentado el conocimiento que tiene el cliente sobre trabajar con renders e informa sobre la importancia de revisar con cariño las diferentes etapas porque una vez validada, se dará por finalizada y se proseguirá a la siguiente para seguir avanzando.

Obviamente es posible que mientras estemos texturizando surja alguna modificación de encuadre, iluminación o modelado relacionado con la anterior etapa, esto nos pasa incluso a nosotros, pero por supuesto, habremos minimizado riesgos y optimizado el tiempo.

No tener en cuenta que las modificaciones requieren su tiempo (aunque parezca obvio)

¿Has detectado algún error malinterpretado por el artista 3D o necesitas hacer alguna modificación del proyecto?

Es posible que cuando los renderistas presentamos las imágenes previas de la etapa 1 o etapa 2 siguiendo las indicaciones de la información previa facilitadas, el arquitecto o interiorista detecte que esos materiales o tonalidades no funcionan con su espacio al verlo proyectado, o la composición no acabe de convencerle. Por eso, recomiendo siempre tener en cuenta que esas modificaciones requieren tiempo para solucionarlas y no son automáticas. En el 3D, aveces lo que parece sencillo no lo es tanto y viceversa, y por lo tanto debemos considerar un pequeño tiempo flexible para este tipo de modificaciones antes de proseguir con la siguiente etapa.

Evitar la contratación de la persona equivocada.

Parece obvio y de sentido común, pero aquí es donde muchas personas se precipitan con su elección. Seleccionar un estudio de visualización 3D adaptado a ti y a lo que necesitas a veces puede ser un golpe de suerte, sin embargo, hay un par de preguntas que podrías hacerte para seleccionar a tu proveedor 3D de forma correcta:

¿Es la calidad una prioridad? Si no te importa demasiado el resultado final, casi cualquier artista 3D dispone de un portfolio dónde podrás ver la calidad de su trabajo. Obviamente si optas por una calidad inferior, puedes ahorrar algo también. Ten en cuenta que en ocasiones un precio bajo también puede ir ligado a un bajo servicio (irresponsabilidad, entregas fuera de plazo) aunque luego el profesional sepa hacer renders 3D perfectos.

Deberás valorar tú mismo el tipo de imagen y tener en cuenta que la calidad que muestres al cliente final también dirá qué tipo de marketing y calidad de trabajo tiene tu empresa. Si optas por una calidad de imagen baja, tu marca también transmitirá ese valor aunque sea una empresa excelente. Imagínate ir a una cena de gala con ropa descolorida y de baja calidad. “1 imagen vale más que mil palabras”. ¿Qué imagen tendrán los invitados de la fiesta de ti?

Dependerá de tu caso, es posible que un equilibrio entre un estudio TOP y de baja calidad sea tu mejor opción si tu objetivo es explicar un espacio, materiales, sin tener un fin comercial. En el caso de querer vender a través de los renders, te recomiendo que tengas previsto presupuesto suficiente para que el material de marketing sea de alta calidad.

¿Qué tarifas tienen los renders de arquitectura?

Esta es otra de las claves que comento en mis asesorías para emprendedores 3D y explico el por qué no recomiendo dar un precio por render. Solo piensa, cuando vas a un concesionario a comprarte un coche preguntas: ¿qué tarifas tiene un coche? o más bien: quiero un coche con esta calidad y estos extras ¿qué precio tiene?

Recomiendo que déis un precio en intervalos y coloquéis una imagen de ejemplo para que también el cliente tenga una mejor orientación.

Administrar mal tus expectativas

Si eres una empresa o estudio que va a contratar los servicios de visualización arquitectónica ten en cuenta que respetar el tiempo de deadline propuesto por el renderista supondrá:

  • Menor estrés de trabajo
  • Mejor control sobre imprevistos
  • Mejor calidad de imagen y servicio

Por lo tanto, sé consciente que un proyecto con un tiempo menor al marcado puede suponer una mayor carga y estrés de trabajo para el renderista, menos tiempo para entretenerse en detalles que puedan marcar a diferencia y por lo tanto afectar al resultado final no pudiendo esperar un óptimo resultado.

Si eres un artista 3D, recuerda recopilar toda la información posible y ser previsible con los tiempos para minimizar al máximo los imprevistos. (Fallo de software, problemas familiares, entre otros) A veces es mejor dar un deadline un poco por encima de lo estimado y llegar antes al plazo de entrega. Y cómo he comentado antes, a veces, aunque no nos guste rechazar proyectos, un NO puede ser la mejor solución. Nosotros al igual que la mayoría de diseñadores 3D hemos pasado también por proyectos complicados, modificaciones interminables, noches sin dormir, deadlines que no se cumplían y es algo que es imprevisible hasta por el propio cliente, por eso, lo importante (a mi modo de ver y esto es una opinión personal) es finalizar el proyecto lo mejor posible y una vez acabado valorar los puntos que habíamos citado en el punto 1: económico, tiempo, satisfacción personal con el proyecto, empatía del cliente, inversión. De esta manera vemos de qué lado está la balanza y estará en nuestra elección si queremos volver a colaborar en un futuro con esos clientes.

Y estos han sido los 7 errores más comunes. Espero que os haya servido de ayuda y recordar siempre la importancia de la comunicación, no solamente en el ámbito profesional, también con la família, pareja y amigos

El render en arquitectura

Todo despacho de Arquitectura e ingeniería a día de hoy sabe qué es un render,  todos aunque no lo conozcamos por esta terminología hemos visto alguna vez un render ya sea por la calle en promociones inmobiliarias, en catálogos de mobiliario, empresas de cocinas, baños, por televisión, etc.

Cada vez, es más usado el render en estudios de arquitectura y no se trata de una moda. El render es una herramienta más de comunicación que permite explicar el proyecto o idea sobre el cuál se está trabajando. Por lo general, todos los arquitectos tienen conocimientos para realizar proyectos 3D sobretodo cuando hablamos de estudios que usan software tipo BIM, el cuál mientras vas diseñando el proyecto, automáticamente se va construyendo en 3D.

Entre todos los estudios de arquitectura nos podemos encontrar los siguientes casos:

  • Usan el render para comunicar un espacio o idea. El resultado no es fotorealista y menos se usa para vender un proyecto pero cumplen la función.
  • Saben usar el render de una manera fotorealista pero les toma demasiado tiempo, no es el foco del estudio y prefieren delegar esta parte a un estudio experto de visualización arquitectónica.
  • No tienen conocimientos de 3D, ni de renders.

Por lo tanto, un experto en visualización arquitectónica podrá ayudar a estudios en cualquiera de estos casos. En el primer caso es posible que al estudio de arquitectura le entre un encargo de una promoción de viviendas de alto standing y el cliente final sean unos inversores o promotores. Para vender dichos proyectos, se necesita darle una imagen que no solamente comunique la idea, sino que también transmita y sea capaz de persuadir. Para el segundo caso, si se trata de un concurso de arquitectura dónde el tiempo es limitado, contar con un equipo de renders externo les resultará de gran ayuda. Siempre habrán detalles y técnicas que el estudio 3D podrá ofrecer para llevar las imágenes al siguiente nivel. Siempre hablamos de renders, pero en este caso también podríamos hablar de video, animación o realidad virtual. Zapatero a sus zapatos y seguro que el resultado, velocidad, asesoramiento y trabajo en equipo pueden llegar a dar muy buen resultado. En el tercer caso podemos decir que podríamos ayudar en cualquiera de los casos que se presenten. Si estás empezando a hacer renders, la calidad no importará mucho y seguro que podrán contar con tu apoyo 😉

Por lo tanto, el render tiene 2 usos principalmente 1 comunicar y 2 comercializar. Es importante detectar cuál es el uso y objetivo de las infografías 3D ya que en ocasiones los artistas nos enfocamos en ofrecer un resultado fotorealista y con gran detalle, lo que se traduce a mayor tiempo y coste cuando en realidad el objetivo es el de comunicar y no queda en primer lugar la calidad sino la rapidez y la parte técnica. Obviamente si además podemos ofrecer en estos casos un resultado fotorealista y de post producción mejor que mejor, pero en ocasiones no hay suficiente presupuesto para llegar a ese nivel de detalle y como archviz debemos detectarlo para no llegar al estrés, autoexigencia y perfeccionismo que nos ocurre en estos casos.

7 ventajas de usar el render en arquitectura

  • Entendimiento con el cliente al trasmitirle la idea de forma visual
  • Tranquilidad, confianza y profesionalidad con el cliente.
  • Impacto visual de su despacho o estudio.
  • Superar la bidimensionalidad en la presentación del proyecto.
  • Entender de forma clara el conjunto de geometría, iluminación y materiales.
  • Detectar fallos estéticos y encuentros constructivos mal resueltos, pasos de instalaciones no previstas, alturas mal calculadas, desfases en la proyección de escaleras.
  • Gran impacto comercial encarando con la promoción del proyecto.

Fases de trabajo. Viz7

Y para finalizar, aquí os dejo una imagen que representa las etapas de trabajo de un estudio de visualización 3D, desde el modelado 3D, iluminación, texturizado y finalmente la post producción. Recuerda que si eres un infografista 3D freelance y estás empezando con el 3D, también puedes ser de gran utilidad en estudios de arquitectura cuando necesiten comunicar sus proyectos y poco a poco cuando vayas cogiendo experiencia especializarte en iluminación, fotografía y video y verás que tus renders hablarán por sí solos.

Como he logrado vivir de la infografía 3D Online

En este post me he propuesto compartiros de forma transparente quién soy y daros a conocer cómo ha sido mi evolución durante todo este tiempo desde que finalicé mi carrera universitaria hasta el día de hoy donde he podido lograr vivir de la infografía 3D de forma online y desde casa. Espero que si eres una persona que te sientes perdida al acabar tu profesión, te sientes atrapado por las palabras crisis, desempleo, yo no puedo, no tengo la formación suficiente, etc. espero que leyendo este post pueda ayudar a darte algo de inspiración y empujarte a dar un paso hacia adelante.

Me presento, mi nombre es Raúl Justicia, me gradué como Ingeniero en la Edificación en la Universitat Politécnica de Catalunya en el 2011, desde entonces dada la situación en la que se encontraba nuestro sector era, o mirar y quedarme renegando por la situación en aquel entonces en el que nos encontrábamos, es decir, poco trabajo, empresas despidiendo a personal, o tratar de hacer algo al respecto con mi vida.

Mientras estudiaba, llegué a echar decenas de currículums y cuando me citaban en una entrevista para trabajar como becario, la respuesta era la misma: buscamos a alguien con un poco más de edad que tenga experiencia. A los pocos meses de acabar la carrera, me salí del trabajo en el que estaba (era informático) y buscando en anuncios encontré una constructora que necesitaba apoyo en obras y reformas y accedí a trabajar con el jefe. Me llevé una buena experiencia y un buen chasco a la vez, tuve mi primer contacto con comunidades de vecinos, algún local, alguna fachada pero duré unos meses hasta enterarme que la empresa estaba estafando a sus clientes. Después de esta empresa, estuve en 2 más y no sé si fué casualidad pero en los 2 casos me tropecé con empresarios que tenían problemas psicológicos graves y no duré apenas. Al final después de insistir e insistir entendí que el universo me estaba mandando señales para que dejase de ser un infeliz, fracasado y me pusiera a enfocar mi vida de otra manera.

Se me pasó la cabeza alguna vez ejercer de arquitecto técnico como autónomo pero no tardé en escucharme a mí mismo que no iba a sentirme bien. Sólo pensaba en que iba a tragarme los marrones de las comunidades de vecinos que intentaban abaratar costes, tratando de hacer el trabajo bien con gran responsabilidad, y a pesar de ello siendo siempre el malo de la película por el simple hecho que “solo hago 4 líneas y cobro 1.000€” cuando al final salías cobrando menos que cualquier profesional. Por otro lado las humillaciones que me podía esperar al ser tan joven y la gente que sabe más que el propio profesional: saben de arquitectura, medicina, de leyes, en resumen, un sin fin de incomodidades que no estaba dispuesto a vivir ¿ Y me pregunté, y ahora qué?

Un día, me dió por mirar el catálogo de Ikea, con sus espacios tan bien ambientados y todo tan bien combinado que siempre me apetecía echarle un vistazo e imaginarme mi futura vivienda con esa decoración. Días después vi un artículo el cuál decía que el 85% de las imágenes del catálogo de IKEA no eran fotografías, sino renders. A partir de ese momento me quedó totalmente claro que tenía que apuntar a esa dirección, comencé a fijarme en los paneles de publicidad de construcciones nuevas, de otras empresas que utilizaban visualizaciones 3D para vender sus productos y para comunicar. Ahí es cuando entendí varias cosas: la primera, que era una herramienta potencial para muchas empresas de arquitectura, interiorismo, mobiliario, agencias de publicidad que muchas veces los subcontrataban y le daban uso para comunicar y vender y por otro lado, que si estaba dispuesto a vivir de ello y montarme mi propio negocio necesitaba una imagen corporativa, saber venderme y ufff…. momentos después, mi cabeza empezó a echar humo, que si logotipo, tarjetas de visita, diseño web, era tanta cosa que debía aprender, pero lo tuve claro, quería enfocarme en aprender a venderme para tomar acción, así que me puse manos a la obra.

La verdad que la idea de ser yo mismo el responsable de mis acciones me gustaba y siempre me había llamado la atención la publicidad, el diseño gráfico y cómo la gente compra cuando ven algo bien presentado. Otro ejemplo claro lo vi en mi reacción cuando iba a un restaurante y me quería comer todos los menús cuando las fotografías del menú están tan bien presentadas ¿os pasa a vosotros? Así que comencé a trastear un poco más en serio con software 3D Sketchup y empecé a hacer algunos renders para la família, practicaba y me iba formando un portfolio, lo colgaba en facebook y al mostrárselo a mis compañeros de universidad me llevé una gran sorpresa. A mis compañeros les llamó el atención mis imágenes y me querían comprar, es decir, estaban dispuestos a pagarme por mi trabajo, en algo que había creado yo mismo sin nadie más y encima disfrutaba haciéndolo. Por fin sentí que todo este recorrido tenía sentido y que todos los fracasos que había tenido en los empleos formaban parte del camino. Tuve una sensación de, me da igual lo que digan, voy adelante sin mirar atrás, ¿qué es lo peor que me puede pasar?

Bueno, pues aquellos días lo comenté con la família y fué otro chasco que me llevé. Tú que vas a montar una empresa, búscate un trabajo estable que puedas salir a las 18:00h y te olvidas, que has hecho una carrera y ahora no la vas a ejercer, mira como todos tus amigos están colocados, que lo que tú quieres es un trabajo poco serio que no tiene futuro y todas esas cosas que me llegaron a decir que me llevaban a la desmotivación. Aún así, terco de mí, había algo que me decía que tenía que gastar mi última bala, y sin contar con la opinión de nadie más cogí algunos ahorros que tenía de mis anteriores trabajos y decidí invertirlo en formación online. Aquel año hice un curso de Marketing digital y diseño web que me costó 1.400€ dónde me enseñaron las claves para montar mi marca, tener visibilidad con los clientes y mostrar una imagen profesional. Simultáneamente iba practicando con mis renders e iba aprendiendo de forma autodidáctata a través de videos de youtube. Recuerdo que hice un curso muy corto de v-ray para sketchup para aprender más rápido el funcionamiento del motor pero el resto fueron tutoriales porque sabía que la práctica es la que me iba a llevar a ser experto en visualización 3D y lo que priorizaba en ese momento era potenciar el negocio para tener mis primeros clientes.

Después de mucho tiempo y dinero invertido en formación y puesto en práctica os puedo decir que ha merecido la pena. Debo decir después de crear la marca y tener mis primeros clientes no fué todo color de rosa. Me he tenido que enfrentar a otros retos, altibajos de trabajo, emocionales y casi desistí a mi estilo de vida pero bueno, creo que eso da para otro artículo. Creo que la mejor decisión que pude hacer cuando todo iba mal fué formarme en crear mi negocio y no me arrepentiré jamás. De echo, cada año destino parte de mis ingresos en cursos y mentorías y es algo que siempre recomendaría y no dejaré de hacer.

Para concluir me gustaría mandar un mensaje a los que están o han pasado por algún momento de dudas o indecisión para que a pesar de todo nunca desistáis, porque poco a poco la perseverancia y el trabajo bien hecho se os verá recompensado. Si tenéis claro que este sector es lo que más os gusta, y que os levantaríais todos los lunes con energía para hacer proyectos 3D, entonces darlo todo y diferenciaros de vuestros compañeros archviz ofreciendo más valor y siendo diferentes. En mis asesorías trabajamos las habilidades y conocimientos de cada uno y ayudo a encontrar nuevas ideas para generar ingresos con el archviz alineadas con los gustos de cada uno. Piensa que el mundo de la visualización arquitectónica es muy grande y hay mercado para todos, sólo que hay que saber llegar.

¿Que es un render?

La palabra render, del inglés renderizado, interpretación. Pero, ¿qué es un render?

El render es un término que se utiliza mucho en el mundo de la informática para referirse al proceso de generar una imagen bidimensional a partir de una figura en 3D aplicándole unos cálculos complejos de iluminación GI Global ilumination y texturas de materiales dando como resultado apariencia fotorealista.

Estos cálculos no son inmediatos y no podremos ver el resultado definitivo  en tiempo real, sino que el tiempo de espera dependerá de varios factores: complejidad del modelo, materiales, plugins utilizados, luces en la escena, parámetros de configuración, motor de renderizado entre otros.

No debe confundirse un render con “imágenes en png sin fondo” al que muchos llaman, ESO NO ES UN RENDER conocido como tal en el mundo de la visualización arquitectónica.

¿Para qué se utilizan los renders?

Los renders los utilizamos en el campo de la infografía 3D con el objetivo de obtener una imagen con el máximo realismo posible a partir de un espacio 3D, con aplicación de luces, texturas, materiales, simulando ambientes. Dependiendo de la calidad deseada este puede ser utilizado para un producto de conceptualización o comercialización

Render con fotorealismo The Architecture Academy

¿Render o fotografía?

Cada día las computadoras ofrecen un mayor rendimiento y las empresas de renders logramos renders más realistas en menor tiempo y con muy buena calidad. A simple vista, hay veces que resulta difícil diferenciar la realidad de lo virtual, de echo, hay veces que lo virtual resulta más atractivo que la realidad.

Es por ello que muchas empresas utilizan el render como valor añadido a su presentación del producto como herramienta de marketing, por ejemplo en venta inmobiliaria, nuevas construcciones, proyectos de interiorismo, catálogos de muebles, vehículos, maquinaria.

Usamos cookies Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar